LOS RETOS DE LA TELEVISIÓN: UNA EDUCACIÓN DE LA AUDIENCIA Y UNA DIGNIFICACIÓN DEL HOMBRE

Publicado: 7 noviembre, 2010 en Blogroll

Maritza Cadena Ariza, Universidad Pontificia Bolivariana seccional Bucaramanga.

Facultad de Comunicación Social Periodismo.  De ontología de la Comunicación

7 de Noviembre de 2010

Muchas veces no sentamos ante la pantalla del televisor, damos power y nuestros ojos y mente quedan conectados a una imagen  que nos mantiene prácticamente inmóviles; está operación se  repite día a día, inclusive se asemeja a un proceso mecánico como caminar, encender la luz  o respirar. Pero más que un electrodoméstico que ocupa  un espacio en la sala  o la habitación de nuestra casa,  la denominada  “cajita mágica”   se ha convertido según el experto en televisión Omar Rincón  “…en la institución social y cultural más importante de nuestras sociedades”.

Los medios de comunicación  como la televisión pueden llegar a generar por su carácter masivo algún tipo de influencia cultural. Sin embargo no podemos hablar de la influencia cultural  sin llegar al punto de los receptores, porque se habla que si son activos, pasivos; primero vale la pena citar y aclarar varios conceptos claves. Es aquí donde cabe la pregunta como televidentes, ¿vemos, miramos u observamos?

Quizá nunca nos hacemos este cuestionamiento, y no sólo ante nuestro rol como parte de una audiencia, sino en todas nuestras actividades cotidianas. ¿Pero cuál es la diferencia?

Si consultamos el diccionario de la Real Academia Española encontraremos la siguientes definiciones.Ver: Percibir por los ojos los objetos mediante la acción de la luz. Mirar: Dirigir la vista a un objeto. Observar: Examinar atentamente. ¿Usted como televidente qué acción ejerce?

Se han realizado diversas investigaciones sobre los comportamientos de las audiencias, inclusive se ha categorizado a la televisión como una mercancía, ¿acaso no hemos convertidos en simples sujetos de consumo? Respecto al tema los antropólogos Douglas e Isherwood han dedicado varios esfuerzos al estudio de consumos globales y consideran  que el consumo de cualquier tipo de mercancías es “… una práctica cultural en tanto las mercancías “sirven para pensar”, “sirven para construir un universo inteligible”. ¿La televisión nos ayuda a pensar o construir otras realidades?

Para contextualizar esta pregunta un estudio denominado “Preferencias televisivas en estudiantes de secundaria de Bucaramanga” realizado por la Universidad Pontificia Bolivariana y dirigido por el docente Giovanni Bohórquez Pereira, arrojó como resultados que los jóvenes del Área Metropolitana de Bucaramanga, aseguran que su actividad de mayor Importancia en sus horas de tiempo libre se concentra en Escuchar música (20%), le sigue estar con su Familia (18%), hacer Deporte (14%), compartir con sus Amigos (13%) y en quinta, séptima y octava actividad aparecen los medios: Televisión (12%), Otras-Internet (7%) y Vídeo juegos (7%). 

De igual modo concluyó los pocos juicios argumentativos que  tienen los estudiantes  al momento de decidir el consumo de los  mass media, ¿esa falta de criterio puede exponer a los jóvenes a contenidos poco aptos que generen de uno u  otro modo influencias negativas?

El estudioso mexicano Guillermo Orozco, determinó que, “la actividad de la audiencia se lleva a cabo de distintas maneras. Mentalmente, los miembros de la audiencia frente al televisor se “enrolan” en una secuencia interactiva que implica diversos grados de involucramiento y procesamiento del contenido televisivo.Entonces podemos decir que la teoría de la Aguja Hipodérmica que plantea que los medios ejercen influencia directa sobre una audiencia aislada y fácilmente manipulada, ¿perdió vigencia?

Para Guillermo Orozco, en el proceso de la televidencia intervienen distintas variables de tipo socio-cultural y psicológico, este análisis nos lleva a pesar que  ya no podemos hablar de masas, sino de audiencias con diferentes estilos de vida, gustos y pensamientos.

A partir de esa segmentación de las audiencias se han realizado programas con gran variedad de contenidos y una amplia exploración de los diferentes formatos, para satisfacer la demanda de la audiencia. Si nos remontamos a los años 50, época en que llegó la televisión a Colombia, podemos observar que hasta el día de hoy se han presentado cambios significativos en cuanto a la parte tecnológica y visual. ¿Si bien se ha mejorado en la estética, ha pasado lo mismo con los contenidos?

Si hacemos una mirada por la programación de nuestro país podemos encontrar unas tendencias repetitivas hacia temas como la prostitución, la drogadicción y el narcotráfico, con series que se vende a otros países y que no contribuyen en nada a mejorar la imagen de Colombia ante el mundo. Por otro lado la compra o la adaptación de producciones internacionales como novelas o realities, ha desvirtuado casi por completo la verdadera idiosincrasia y ha provocado principalmente  la aceptación de los jóvenes  de estereotipos europeos, mexicanos y norteamericanos que no tienen nada que ver con nuestra cultura.

Juan Antonio García en su artículo “Espectadores y audiencias ante el consumo de la televisión”, señala que  “…la información y la cultura como bienes públicos no deben estar sujetas a criterios exclusivos de rentabilidad”. De igual modo el autor recalca que falta una voluntad política que esté dispuesta a intervenir en el sector audiovisual, en defensa de los consumidores, sin olvidar los intereses de las empresas.

Frente a este aspecto  al ser un medio de alta difusión, la televisión en Colombia es regulada por la Comisión Nacional de Televisión, CNTV, que es la entidad  pública encargada de desarrollar y ejecutar planes para garantizar la calidad de este servicio público. Pese a que existe una regulación específica contemplada en la Ley 1146 de 2007 y el Acuerdo 1 de 2007 de la Constitución Política de Colombia de 1991 ,que reglamentan la promoción de los derechos y las relaciones equitativas, la prevención del abuso sexual de niños y niñas, obligación del cumplimiento de la parrilla de programación y la implementación de la figura del defensor del televidente, entre otros, en muchas casos pareciera que su aplicación en la programación colombiana sólo quedará en  “letra muerta”.

Una de los debates actuales es  el que se lleva a cabo acerca de  la conveniencia de acabar o reestructurar la CNTV, respecto  al tema Felipe Zuleta, en su columna del 21 de agosto del 2010 en el diario el Espectador, expresó” Francamente es un descaro que la entidad venga a hablar de pluralismo informativo y de impedir prácticas monopolísticas para defender su supervivencia. La CNTV hace cuatro años expidió una regulación para permitir que el señor Juan Gonzalo Ángel armara un emporio de redes hechizas que le vendió después a Telmex a cambio de una fortuna”.

No nos vamos a detener a discutir sobre lo que se hablado de esta entidad, lo que realmente nos concierne es si los objetivos de la CNTV se ven reflejados en la calidad de las producciones colombianas de televisión enfocados siempre al respeto de la dignidad humana.

Mucho se ha estudiado sobre  las telenovelas, los realities y los programas infantiles, desde el punto de vista de su narrativa e influencia, pero también vale la pena analizar otro tipo de formatos que tienen gran audiencia y que movilizan a la opinión pública, me refiero a los noticieros. Si nos sentamos al medio día y hacemos un pequeño zapping por los noticieros nacionales, podemos observar que la mayoría abren la emisión con las notas judiciales, como si la jerarquización de la información estuviera sujeta a la sangre  y a la muerte.

Ante ésta situación cabe citar ésta reconocida frase del maestro del periodismo Ryszard Kapuściński.”Para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias”.

La citó no porque piense que los periodistas de los diferentes noticieros sean malas personas, sino porque con frecuencias se le da un tratamiento a las víctimas y a sus familiares como si estos fueran una simple fuente de información y no  seres humanos que están pasando por una tragedia. Esto se  evidencia en un manejo irresponsable de las imágenes fuertes y en la falta de cuidado frente al lenguaje utilizado.

Es hora de volver a nuestro punto de partida, ya hemos hablado de que existe la legislación, las instituciones y las herramientas para que los televidentes puedan ejercen un control sobre lo que quieren ver. ¿Están capacitados para tomar esa decisión? ¿Es tarea de la CNTV adelantar un proceso de capacitación?

Si bien es necesaria  una educación que apunte a la formación de televidentes críticos que también sean propositivos, de igual modo debe existir un cambio en los objetivos de los realizadores de televisión que no se enfoque principalmente a generar altos puntos de rating para vender espacios publicitarios, sino a la construcción de una televisión más participativa y más humana.

Como lo plantea Juan Antonio García Galindo “Sólo desde el replanteamiento de las funciones que los medios de comunicación han de desempeñar en la sociedad democrática y desde la recuperación y re-dignificación del individuo como destinatario de los mensajes de los medios .Se puede plantear un nuevo discurso, más humanista, que restituya a la sociedad la dimensión ética que en estos momentos necesita.

REFERENCIAS

  • OROZCO.Guillermo. “Análisis de Audiencias, Un Enfoque Cualitativo”.  Ediciones de la Torre y Universidad Iberoamericana Madrid, España. 1996.

 

  • BOHORQUEZ, PEREIRA ,Giovanni.”Preferencias televisivas en estudiantes de secundaria”.Universidad Pontificia BolivarianaSeccional Bucaramanga,Enero 23 de 2010.

 

 

  • DOUGLAS, Mary y BARON  Isherwood “El mundo de los bienes, hacia una    antropología del consumo, México: Editorial Grijalvo.

 

  • GARCÍA, Galindo.Juan Antonio.”        Espectadores y audiencias ante el consumo de televisión”. España.

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s