La Humildad es nuestro contacto con la Realidad

Publicado: 26 octubre, 2010 en Blogroll

Quien se niega a reconocer sus errores jamás podrá triunfar; pero si los acepta y los corrige, tendrá una nueva oportunidad

Dado que vivir es aprender basados en el ensayo y en el error, cometemos muchísimas equivocaciones.  Sin embargo, el problema es vivir equivocado.  Principalmente porque no sabemos reconocer nuestros desaciertos, ni  mucho menos apartarnos de ellos.

Ser humilde significa asumir la responsabilidad por las acciones incorrectas que emprendemos.  Si no somos humildes, no tendremos la oportunidad de crecer como personas.

Cuando nos equivocamos,  la única forma de empezar a remediar nuestro error es admitiéndolo,  aceptándolo nuestra responsabilidad y enunciando a seguir quebrando la norma.  Quien admite su error asume una actitud humilde ante la situación.  La oportunidad para corregirlos y cambiar solo es posible nos sentimos sin cargos de conciencia.

 

El error más serio que podemos cometer, es saber que estamos equivocados y no hacer nada para cambiar.

Al decir la verdad,  al admitir el terror, lo sacamos al exterior y lo hacemos visible. Únicamente mediante la humildad obtendremos otra oportunidad y estaremos edificando en nosotros y en quienes nos rodean.

La humildad es poderosa porque nos limpia y nos permite mostrarnos como somos, sin necesidad de aparentar o de esconder las fallas.  La humildad nos da una gran valía como personas.

Características:

En las personas humildes podemos ver la manera correcta de actuar ante los errores: antes que nada,

 1. Los aceptan y públicamente se excusan ante otros.

2. Los reconocen,  admitiendo su equivocación y,  sobre todo,  su responsabilidad.

3. se apartan de ellos, tomando un nuevo camino; completamente opuesto al que llevaban.

Los principios universales nos invitan a que siempre admitimos los hechos cuando obremos mal.

El ser humildes  es reconocer que aun  estamos aprendiendo, que no sabemos todo, que estamos en un proceso de de crecimiento y que necesitamos que la vida fluya en nosotros.  Si lo sabemos todo,  entonces todo, entonces nada fluirá hacia nosotros y estaremos muertos y sepultados bajo nuestro orgullo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s