¿Que es el amor?

Publicado: 9 septiembre, 2010 en Blogroll

Amor, una palabra famosa que ha tenido éxito y una extensa propaganda en todos los medios de comunicación social: telenovelas con dramas amorosos, películas románticas, historias tiernas, revistas con modelos de amor, canciones 100 por ciento para enamorados. El amor es algo que hoy en Día esta “por todas partes”, pero, ¿todo lo que se dice amor es verdadero amor?….

El amor es el nuevo producto comercial que se incluye en lo que vemos, escuchamos, compramos y vendemos. Se habla mucho de el, pero sufre de una crisis de identidad. Parejas que dicen amarse y se agreden continuamente, ¿Acaso el amor no es crecimiento? Jóvenes desilusionados que piensan: “En casa ya no me comprenden”. Pero, ¿no se supone que el amor es comprensivo? Ancianos olvidados en los asilos.

Personas de la tercera edad que son tratados como estorbos… ¡Pero si el amor es agradecido! Un cuadro triste que nos habla de la ausencia de un amor que cada uno lo entiende a su modo.

El problema radica en haber confundido el amor con sentimientos, con deseos, con interpretaciones subjetivas y, porque no decirlo, con el egoísmo personal. Aunque a veces hay sentimientos que pueden confundir, cuando se ama a una persona se hace de una forma total y se le demuestra con hechos.

El amor no es un sentimiento pasajero que se esfuma como humo, ni una pasión ante la cual sucumbimos indefensos. No es solo una frase hermosa en versos de poesía, ni una canción con notas románticas. El amor no es una joya que se encuentra, sino el regalo personal que se ofrece. No es la conquista del
otro, sino la victoria de uno mismo para el otro.

Amar no es decir “te quiero”, sino “soy tuyo”. No es la posesión dominadora que se impone por la fuerza, sino la donación desinteresada que se entrega. Tampoco es abrir las manos para recibir, sino extenderlas para dar. El amor no es mirar de frente al amado, sino hacerlo en la misma dirección.

Amar es arriesgar lo que somos con la seguridad de realizarnos. En pocas palabras, el amor es dar la vida, la única que se tiene, por los que se quieren. ¿Cómo saber si nuestro amor es sincero? ¿Cómo descubrir si amamos de verdad, o si solo nos buscamos a nosotros mismos?

Estas son algunas características del amor verdadero que nos pueden ayudar a ser auténticos en las relaciones con las personas que se amamos:

1. El amor es personal. Es decir, entra en juego la persona entera, nada queda al margen. Se ama con todo el ser, sin reservas. Personal significa totalizarte, enfocar toda la persona hacia un punto fijo, la persona amada. El amor unifica a la persona, le da autenticidad.

2. El amor es real. Parece obvio, pero es útil recordarlo. El amor se demuestra con hechos concretos: un beso al salir y volver de casa, un abrazo afectuoso cuando el otro lo necesite, un regalo sencillo que le haga feliz, un paseo juntos por el parque para hacerle compañía, dirigirle unas palabras tiernas que expresen lo que llevamos en el corazón. El amor debe ser activo, busca manifestarse de mil modos y encuentra la manera para decir sin palabras: “Soy tuyo, te pertenezco”. El amor que no se demuestra con actos, termina por desaparecer. Bien dicen que “obras son amores y no buenas razones”.

3. El amor es desinteresado. En el verdadero amor no vale decir “doy para que me des”. El amor no se cansa de buscar el bien de la persona amada. Su felicidad esta en hacer al otro feliz, cueste lo que cueste. ¿Por qué las mamas son capaces de dar incluso la vida por un hijo a quien no han tenido en sus brazos, pero si lo han llevado en su seno? ¿Por que el padre de familia trabaja sin descanso todos los Días de la semana para conseguir un dinero del que solo gasta en sí mismo una mínima parte? La
respuesta es clara: porque aman.

Un buen ejemplo.
En el año de 1917, durante la Revolución Rusa, uno de los jefes más crueles de la revolución fue asesinado por unos desconocidos. Rápidamente, los comunistas tomaron como rehenes a muchos inocentes. Colocados en una fila junto al muro decidieron matar a uno de cada 10. El número nueve de la fila
era un anciano, y junto a el estaba un joven que era el numero 10. El viejo se acerco a su vecino y le dijo al oído: “Yo estoy ya viejo y no viviré por mucho tiempo… cambiemos nuestro lugar. ¡Con la bendición de Dios tomare tu lugar! Y así lo hizo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s