LAS MATEMÁTICAS ¿Para Quién?

Publicado: 25 junio, 2010 en Blogroll

La esencia de la matemática está en la vida misma, en cuanto a la habilidad innata de todos los seres vivos para adaptarse al medio ambiente y sobrevivir. Todos, desde los microbios hasta los mamíferos, requieren medir, contar, valorar, diferenciar, construir y hasta cierto punto deducir; es decir, todos los seres vivos poseen inteligencia en mayor o menor grado.

 Las matemáticas son el alfabeto con el cual Dios ha escrito el Universo[1]. Tal vez el trabajo del hombre solo se ha limitado a ir descubriendo estas leyes hermosas y plasmarlas en un lenguaje comprensible. Históricamente, la matemática[2], nace en la prehistoria humana en el proceso de suplir las necesidades de su quehacer cotidiano, la imperiosa necesidad de acumular y transmitir el conocimiento y la sensibilidad artística, entre otras, lo que obligó al hombre a desarrollar las ideas básicas de las matemáticas y un lenguaje especial que se aborda desde los números. El hombre primitivo contó usando los dedos y es por eso que hoy se tiene un sistema numérico basado en el diez.

 Si las matemáticas son una medida de la inteligencia de por sí, no se entiende por qué “…es aceptable socialmente alardear de ignorar la ciencia y afirmar orgulloso que se es un incompetente en matemáticas[3]” mientras que se espera que los jóvenes conozcan lo último de la farándula y de los enredos lujuriosos de personajes desconocidos.

 Hace muchos años el doctor Oppenheimer comentó: “En la actualidad, no sólo nuestros reyes ignoran la matemática; también nuestros filósofos, y para ir más lejos, ni nuestros matemáticos saben matemáticas[4]” ¿Se imaginan qué hubiera sentido si viviera en esta época?

 “Las matemáticas son uno de los descubrimientos de la humanidad. Por lo tanto no pueden ser más complicadas de lo que los hombres son capaces de comprender[5]”. Así como nadie pone en duda la inteligencia de un Simio[6]; se usa permanentemente la inteligencia de los delfines, se ha valorado la inteligencia de las aves[7] las cuales pueden resolver complicadas dificultades técnicas para alimentarse, nadie debería intimidarse por el juego de las matemáticas. Cabe resaltar aquí, que “el ser humano es incapaz de percibir, en forma directa e inmediata, los grupos mayores a cuatro objetos sin un aprendizaje previo[8]” De ahí en adelante, se requiere aprendizaje.

 La matemática es una destreza tan natural como medir una calle antes de cruzarla, contando los móviles presentes en las cercanías, su dirección, velocidad y tiempo de aproximación para tomar la decisión y ejecutar la acción de cruzarla, a una determinada velocidad y en un tiempo crítico de seguridad; conservando,  ante todo, la dignidad del caso. Dicho de otra manera, las matemáticas son una expresión de la inteligencia de cada ser, por lo cual tendrá mayor o menor desarrollo en cada individuo de acuerdo a su capacidad cerebral y madurez psicobiológica[9]. Por esta razón, un niño menor de diez años no puede percibir que dos recipientes diferentes contienen el mismo volumen, aunque se trasvase el líquido en su presencia.

 Solo hasta los 10 u 11 años, los niños inician la etapa de las operaciones formales que se prolonga por el resto de la vida. En esta etapa, es capaz de hallar respuestas a los problemas, probando diferentes  hipótesis en forma sistemática para hallar respuestas científicas y es desde allí que “hay que tratar de unir lentamente en la instrucción del niño, el saber y el poder. Las matemáticas parecen ser, entre todas las ciencias, el único medio de satisfacer este fin”[10]

 Aunque las matemáticas están presentes en todas las actividades humanas, son innatas para todos los seres vivos a nivel de adaptación y sobrevivencia, están presentes en las leyes naturales de creación y evolución; no son arco reflejo para el estudiante; no son fáciles para el científico y no son obvias en su lenguaje simbólico. Los humanos requieren ciertas condiciones neuronales y  cierto desarrollo psicobiológico para poder contar más allá de cuatro, para diferenciar conjuntos, para medir volúmenes, para adquirir el significado de los números, para usar lenguaje matemático y para abstraer conocimiento hipotético, pero más que eso, se requiere que los niños y jóvenes encuentren la lúdica de las matemáticas y gasten tiempo y energía en su adiestramiento básico para que su cerebro se predisponga a este conocimiento, como un cachorro que juega a cazar sin tener la certeza de lo que está haciendo pero luego, encuentra la razón de ser en cada movimiento de su cuerpo.

“Con números se puede demostrar cualquier cosa”[11] pero es menester tener la condición o capacidad y el suficiente entrenamiento. Muchos jóvenes capaces no lo pueden hacer porque carecen del entrenamiento y algunos no podrán (gracias a Dios la minoría) porque carecen de las bases neuronales. Cada joven debe hallar el valor y el uso pragmático del conocimiento matemático, el fruto matemático como dijo Da Vinci[12], en su vida y en su profesión.

 En nuestro medio, las grandes dificultades que enfrentan las matemáticas, son la pereza y la desmotivación. Las clases del bachillerato tienen dificultades para aplicarlas dentro del pragmatismo de las ciencias naturales, las sociales, el arte y demás campos del hacer. Algunos estudiantes odian las matemáticas desde su experiencia o la ven como algo no productivo y perdedera de tiempo. Otros como algo muy difícil, que solo estudian las personas muy inteligentes o muy bobas.

 Amigos lectores, esto no es nuevo. No es condición del hoy sino del quién. Por eso siempre habrá mano de obra barata y abundantes consumidores; pocos creadores y muy pocos líderes. Quien halla el fruto matemático siempre tendrá abundancia en su vida, mejores posibilidades y un espíritu superior.

Por: Samuel Gómez C.



[1]Galileo Galilei (1564-1642) Físico y astrónomo italiano.

 

 [2] DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA – Vigésima segunda edición. http://buscon.rae.es/draeI/

 [3] Richard Dawkins. (1941)Etólogo Británico, teórico evolutivo y escritor de divulgación científica. Ocupa la «cátedra Charles Simonyi de Difusión de la Ciencia» en la Universidad de Oxford.

 [4] Julius Robert Oppenheimer. (1904 -1967) Físico y químico Americano. Director científico del proyecto Manhattan.

 [5] Richard Phillips Feynman

[6] Los macacos suman mentalmente como los humanos

http://amnistiaanimal.mforos.com/937165/7272040-los-macacos-suman-mentalmente-como-los-humanos/

 [7] Los cuervos pueden contar hasta tres: http://es.wikipedia.org/wiki/Inteligencia_de_las_aves

 [[9] Esto lo demostró el Dr. Piaget con los experimentos de conservación, de los cuales se desarrolló la psicología evolutiva.

http://www.slideshare.net/sseary/experimentos-conservacion-piaget

 [10] Immanuel Kant, ( 1724-1804) filósofo Alemán.

 [11] Thomas Carlyle (1795-1881) Historiador, pensador y ensayista inglés

[12] Leonardo Da Vinci. “La mecánica es el paraíso de las ciencias matemáticas, porque con ella se alcanza el fruto matemático”

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s